Concentración

El arma de los inocentes (por Francisco López)

En estos meses se ha hablado mucho de justicia, de injusticia, de manipuladas verdades y miserables mentiras, de miedos, de víctimas, de silencios, en estos meses se ha hablado mucho de inocencia, tal vez demasiado.

Reivindico desde hoy la palabra inocencia en este caso como un segundo nombre o un apellido inmenso y con toda la solemnidad de su significado en los nombres de Miguel Ángel y María. Que sean otros los que luchen por sentirse igual de víctimas pero en esta historia sólo existen dos inocentes, con mayúsculas, en letras doradas y sobrevolando para siempre  y sin su consentimiento el episodio más negro que se ha producido en nuestra localidad.

concentracion

Unos niños depositan velas ante la puerta del domicilio en el que hace cinco años se cometieron los asesinatos de Miguel Ángel y María.

Esa noche entraron en guerra dos armas, del arma que usó el monstruo se ha hablado hasta la saciedad pero hubo otra arma que sin ser del color de la plata de un cuchillo, brilló más si cabe: el amor con el que María defendió a su padre y el amor con el que Miguel Ángel protegió a su hija.  Esa noche no hubo vencedores pero sí dos INOCENTES a los que no estamos dispuestos a olvidar.

Inocente es una niña que se convierte en valerosa guerrera, para defender, por amor, la vida de su padre. María podría haber sido muchas cosas a lo largo de la vida que le esperaba, pero la lección de coraje a la que tuvo que enfrentarse esa noche le detuvo el tiempo. Algo no le arrebataron hace 5 años: la fuerza, la dignidad, la generosidad y el espíritu de lucha que ha florecido en todas y cada una de las personas que hoy se encuentran aquí dispuestas a honrar la memoria de ella y de su amado padre. María, digna de todos los homenajes y de todas las palabras hermosas.

Inocente es también un padre que con la fragilidad de la desnudez fue capaz de proteger el corazón de su vida; su hija, antes que su propio corazón.

Inocente es un hombre que ya sin vida corre a rescatar a su princesa.

Y que sean otros los que luchen por sentirse más o menos víctimas de esta tragedia pero que nadie pretenda robarles el protagonismo involuntario al que fueron sometidos: Inocente, ellos sí fueron inocentes.

victimas-Miguel-Angel-Dominguez-Maria_1167193315_72044286_667x375

Miguel Ángel Domínguez posa junto a su hija María. Ambos fueron asesinados en su casa de Almonte el 27 de abril de 2013.

Miguel Ángel era un hombre conciliador, tímido, generoso, gran futbolista, amante del hogar y de la familia y padre entregado. A Miguel Ángel le podían gastar sus amigos 100 bromas seguidas  y jamás se enfadaba, nunca ponía mala cara para evitar, tal vez, que nadie que estuviera a su alrededor se sintiera incomodo. Su paciencia era infinita y a pesar de su timidez llenaba los espacios que ocupaba, se le tenía en cuenta y se le respetaba por su sencilla bondad.

María amaba los animales, tuvo un perro llamado casul que se perdió y al que buscó incansable sin éxito, pero ella le debía lealtad y asumió el don de la responsabilidad y el amor en su búsqueda. Todos conocéis la historia del gato callejero al que llamó misile y  al que decidió cuidar con caricias y comida en la puerta de su casa y que 5 años después sigue apareciendo en su puerta reclamando las caricias de María y es que como decía un famoso veterinario inglés llamado James Herriot; “Si tener alma significa ser capaz de sentir amor, lealtad y gratitud, los animales son mejores que muchos seres humanos”. 

A mí se me ha encargado una semblanza de Miguel Ángel y la pequeña María y sólo he querido contar esas pequeñas anécdotas que contienen un enorme trasfondo de grandeza y humildad.

Al final, la mejor semblanza la están haciendo todos ustedes; la madre de María (tu rosa de Abril), sus abuelos y sus tíos, los padres de Miguel Ángel, su hermano y resto de la familia, los corazones verdes que aquí os encontráis y que habéis decidido arropar a la familia hasta un final que aún no ha sido escrito.

Cada vela, cada gesto, cada silencio y cada palabra que se ha dicho y sentido aquí esta noche representan la auténtica semblanza de Miguel Ángel y María.

concentracion-huelva-doble-crimen-almonte

Vecinos de Almonte portan corazones verdes cargados de mensajes para Miguel Ángel y María

Haciendo el Camino de Santiago, casi llegando al final pude leer escrito a carbón en un pequeño muro una frase que decía que las huellas que se hacen con el alma permanecen toda la vida, y eso es lo que  todos y cada uno de vosotros estáis haciendo, caminar sin descanso y respeto hacia un lugar que se llama justicia y ante un camino en el que no vamos a permitir que se pose el olvido.

Esta es la historia de un hombre bueno y de  una heroína de 8 años que aquella noche de sombras dejó de ser la princesa de su padre para convertirse en el  hada mágica de todos los cuentos bellos del mundo.

Miguel Ángel, María, la vileza y la maldad de una alimaña no van a oscurecer vuestro futuro ni siquiera con la muerte, mientras existan corazones verdes dispuestos a empuñar  las únicas armas que deben usar los valientes: la verdad, el respeto, la dignidad, el valor, el apoyo y la justicia.